Su carrito
Fases menstruales, lunares y CBD

Colabs Upani

Fases menstruales, lunares y CBD

A lo largo de la historia la menstruaci√≥n ha estado censurada, condenada al destierro, a la invisibilidad y ha sido tratada como sucia y despreciable. En algunas culturas existen supersticiones sobre la mujer en fase menstrual como la prohibici√≥n de cocinar o hacer trabajos por temor a la mala suerte. El Chaupadi Nepal√≠, por ejemplo, obliga a las mujeres y a las ni√Īas a abandonar la aldea por el temor a que el pueblo o la comunidad sufran una desgracia. Hasta hace no mucho en Occidente la menstruaci√≥n era un tema tab√ļ, un estigma del que nos avergonz√°bamos. Hoy, al fin, podemos hablar de ella de manera libre y abierta.¬†


Este hecho ha supuesto que algunas alteraciones menstruales como la endometriosis, la dismenorrea o el s√≠ndrome de los ovarios poliqu√≠sticos, entre otros, queden relegados debido a la falta de informaci√≥n o sean clasificados como simples reglas dolorosas, cuando la realidad es que son problemas de salud graves, empeorados por los clich√©s que se han adjudicado de manera simple al temperamento femenino como incomprensible e inestable lejos de nuestra esencia mudable, genuina y por supuesto √ļnica.¬†


Entender que nuestra naturaleza es especial es el primer paso para poder desmitificar las etiquetas que se han ido vinculado a la menstruación, sin darle una explicación clarificadora o científica; el malhumor, la falta de deseo sexual, el cansancio, los cambios de humor, las alteraciones físicas o la irritabilidad. Por supuesto, todos ellos tienen una aclaración que nos puede explicar con exactitud qué les ocurre a nuestras hormonas en cada momento, pero también existe una esfera mística respecto a nuestra esencia femenina.


Nuestra naturaleza femenina es c√≠clica y forma parte nuestra forma arquet√≠pica. La dualidad masculina se conforma de formas lineales y est√°ticas, o de met√°foras, de figuras como el Sol. Nuestra materia es transformadora como la Luna, misteriosa, nocturna, resplandeciente y tambi√©n alterable.¬† Somos seres variables pero esto no deber√≠a ser un impedimento ni algo negativo ni desigual. Podemos extrapolar en t√©rminos filos√≥ficos nuestras cualidades a otras especies del reino animal o vegetal que con su metaf√≠sica poseen cualidades divinas e incluso po√©ticas ¬ŅQui√©n le acusa al √°rbol de ser est√°tico? ¬ŅO al perro de ser fiel y noble? ¬ŅO a un felino de ser independiente y libre?¬† ¬ŅQui√©n desea cortarle las alas a un p√°jaro? ¬ŅQui√©n osa a llamar mal√©ficas a las espinas de las rosas? ¬ŅPor qu√© no abrazar nuestras propiedades sensibles llenas de posibilidades?

 

Para poder llevar a cabo una vida corporal m√°s armoniosa debemos aceptar nuestro cuerpo. Ese fabuloso recipiente de piel que nos permite vivir, jugar, pensar, bailar, saltar, hablar, crear, imaginar, relacionarnos, so√Īar, besar, amar, comer, crear, disfrutar, llorar, re√≠r y mucho m√°s. Este conocimiento nos permitir√° habitarlo de forma plena, potenciando las virtudes de cada uno de nuestros estados corporales.¬†


Nuestra esencia está en sintonía con la naturaleza, tanto que nuestros ciclos, que suelen ser de 21 a 40 días, una alegoría con los ciclos lunares que están compuestos por 29 días, cuando la Luna renace dejando atrás todo lo que no necesita para poder iniciar un nuevo proceso. Así sucede también en nuestro organismo cuando nos deshacemos de nuestro óvulo para trascender de nuevo. 


Nuestros ciclos se componen de 4 fases. 

  1.     La menstruación - Luna Nueva - cuarto creciente 
  2.     La fase folicular - Luna llena 
  3.     La ovulación - Luna llena y cuarto menguante 
  4. ¬† ¬† La fase l√ļtea - Cuarto menguante y Luna nueva

Desde Upani CBD queremos compartir algunos datos y sugerencias creativas sobre la Fase de Luna nueva - cuarto creciente. 


En la Luna nueva - cuarto creciente comienza la regla, y con ella toda nuestra progesterona desciende, es por ello que nuestra energía sexual baja, puesto que de manera biológica ya ha pasado el "momento de procrear" y, por tanto, el impulso animal se acomoda con el ritmo corporal. Somos mamíferos aunque nuestra conciencia humana y nuestro intelecto nos alejen de los instintos más primarios. Estamos hechos para la supervivencia. En la Fase Lunar nueva- cuarto creciente el revestimiento uterino que se había preparado para el embarazo se desprende y el tejido uterino sale en forma de sangrado.

Esta fase menstrual tendr√° una duraci√≥n de entre 2 a 7 d√≠as, lo que dure el sangrado en la diversidad de los cuerpos. Seg√ļn la duraci√≥n de nuestros ciclos podr√° aparecer m√°s a menudo o m√°s prolongado en el tiempo. Durante esta fase la energ√≠a sexual y las hormonas que la impulsan, progesterona y estr√≥genos, bajan sus niveles y todo nuestro cuerpo se concentra en esta tarea. El c√©rvix se coloca en una posici√≥n baja para que la sangre fluya y sea expulsada m√°s f√°cilmente. ¬ŅAcaso no es asombroso todo lo que sucede en nuestro mecanismo interno? Parece incre√≠ble que haya sido tan poco alabada la sabidur√≠a y la perfecci√≥n del cuerpo femenino, que por s√≠ solo sabe lo que no necesita para reiniciarse.¬†

En esta fase en la Luna nueva y cuarto creciente las emociones y los sentimientos se vuelven muy intensos y estamos m√°s receptivas ante todo lo que nos ocurre en nuestro entorno. Un cachorrito por la calle o un anuncio edulcorado pueden ser un motivo de peso para echarnos a llorar, pero ¬Ņpor qu√© no? Estamos despiertas y conectadas con la vida y con las emociones que nos rodean y no hay nada m√°s bello. Eso s√≠, nos sentimos un tanto inc√≥modas en aspectos de la vida social pero con el √°nimo que nos queda podremos llevar a cabo algunas acciones como pintar, sembrar, escribir, pensar en nuevas ideas y con ellas expresar la energ√≠a ascendente que circula en nuestro interior en estos d√≠as.¬†


Desde¬†Upani¬†os invitamos a llevar un peque√Īo registro, un diario lunar para poder apreciar c√≥mo se manifiestan en cada una de las fases. Escribir la fecha de la fase menstrual, ver c√≥mo est√° la luna en estos d√≠as para poder apreciar con qu√© luna estoy acompasada, ver hacia d√≥nde se dirigen mis hormonas y c√≥mo es el latido de mi coraz√≥n. Por ejemplo, hay cuerpos que en esta fase tienen m√°s energ√≠a sexual, es decir niveles m√°s altos de progesterona. Puede ser que sufras muchos s√≠ntomas premenstruales y que cuando aparezca el sangrado tu sensaci√≥n sea de plenitud y de alivio. Para los dolores muchas de nuestras usuarias usan Upani para calmar de manera natural los s√≠ntomas que se presentan durante esta fase o los d√≠as previos.¬†


Cada ciclo puede ser distinto y especial, en una menstruaci√≥n puedo sentirme muy alegre y entusiasta y querer compartir esa energ√≠a con los que me rodean, poseer una energ√≠a arrolladora o, por el contrario, estar m√°s refugiada en mis pensamientos. En cualquier caso, registrando cada acontecimiento podr√°s reconocerte en cada uno de ellos y ser distinta en cada momento. Anotar lo que sucede en nuestra entra√Īas puede ser muy revelador para una misma ¬°Escr√≠belo!

¬ŅQu√© sucede en nuestro cuerpo en esta fase? ¬ŅCu√°l es mi deseo sexual? ¬ŅC√≥mo es mi apetito? ¬ŅHacia d√≥nde van mis sentimientos? ¬ŅC√≥mo es la textura de mi piel? ¬ŅMe siento ardiente o apagada?¬† ¬ŅCu√°l es mi humor? ¬ŅSiento tristeza o melancol√≠a? ¬ŅD√≥nde se encuentra mi energ√≠a? ¬ŅSiento rabia y desolaci√≥n? Sea lo que sea, √ļsalo como herramienta creadora de autoconocimiento, sin juicios.


Puedo trazar lo que siento, usar un color para expresar mis afectos, componer un verso, escribirlo todo. La energ√≠a ascendente est√° arriba y con ella podemos explorar nuestro cuerpo, ese gran desconocido. Por ejemplo, si os deten√©is a ver qu√© acontece en esta fase podr√©is apreciar que en estas noches los sue√Īos son m√°s n√≠tidos y los episodios on√≠ricos est√°n muy activos y son m√°s f√°ciles de recordar. ¬°Dib√ļjalos!¬†


Upani¬†CBD sugiere el autocuidado de manera divertida y mimosa en estos d√≠as; idear un peque√Īo ritual para la Fase Luna nueva - cuarto creciente. Es el momento de darte un homenaje y como primer regalo para esta fase inicial unas gotas de CBD, un ba√Īo c√°lido o una ducha de vapor, unas velas que iluminen la habitaci√≥n, apaga el tel√©fono y enciende un aroma que lo ocupe todo. Recorre tu cuerpecito con tus manos, ¬Ņqu√© sucede? ¬ŅQu√© suena? ¬ŅQu√© est√° pasando en tu vientre?


Extiende tu creatividad, quiz√°s puedes condecorarte con un masaje en la zona del bajo vientre con gotas de aceite de CBD. Siente todo lo que est√° sucediendo, notar√°s que el √ļtero est√° tenso y trabajando duro. Coloca una bolsa de semillas con calor, siente esa vibraci√≥n que est√° muy latente, acar√≠cialo como si fuera un animalito que ronronea y comprobar√°s que este instante es m√°s que merecido. Bienvenido sea.¬†


La sociedad en la que vivimos y sus ritmos alocados nos imponen la productividad ante todo, por ello darse un respiro y consentirnos es un peque√Īo acto revolucionario. Nuestras hormonas est√°n revueltas y f√≠sicamente sentimos que no llegamos a todo lo que se nos exige. Esc√ļchate y, si tu cuerpo te lo pide, baja las marchas, es el momento de darte una pausa.¬†


Puede ser un buen momento para comenzar algo, aunque sea algo m√≠nimo y poco exigente, un capricho que ten√≠as pendiente, una manualidad, coser, leer, unos minutos para estar presente, estar contigo y con tu cuerpo. Son d√≠as de introspecci√≥n, de percibir todo lo que est√° pasando en nuestros adentros, ya volveremos al exterior, por ahora sum√©rgete en tu mundo interno.¬† ¬ŅC√≥mo es ese universo?¬†


Pensar√©is que no todas se pueden dar el lujo de dedicarle un tiempo a bendecirse, pero √ļnicamente consiste en buscar unos minutos, un espacio para esta ceremonia en honor a nuestra figura, un tiempo para nosotras. Un buen manjar, un movimiento suave o el descanso absoluto. Inventa y perm√≠tete ese acto pac√≠fico para reposar tu cuerpo.¬†


Parece una contradicción aceptar nuestros cambios como una virtud  en un sistema que nos obliga a encasillarnos de forma estricta en lo sentimental, lo sexual,  lo profesional, en la personalidad, en nuestro carácter, en nuestras aficiones, nuestros hábitos e incluso en nuestras decisiones vitales. Es por ello que esta cualidad mutante de nuestra existencia ha resultado incómoda en nuestra sociedad resistente al cambio, que nos comunica constantemente que algo tan natural que sucede en nuestro cuerpo es algo nefasto, en lugar de respetarlo como parte fundamental de nuestra realidad. 


La menstruación siempre ha tenido fama de horripilante, dolorosa, incómoda y sufrida, eso es así. Durante esos días nos sentimos cansadas, agotadas y doloridas. Con todo esto, no queremos romantizar este hecho, simplemente cambiar el paradigma y todas las etiquetas negativas que carga el acto de menstruar. Una acción esencial que nos pertenece y que nos recuerda que estamos vivas y que ya no seremos las mismas en esta luna naciente. 


Desde Upani queremos comunicar lo sagrado de la naturaleza femenina, enaltecerla como acto que nos enlaza a la vida, motor de fuerza  y potencia creadora de vida, y buscar alternativas para hacerla más creativa y amada. Honrar ese acontecimiento asombroso tan nuestro que en cada Luna nos permite transmutar y volver a ser. 

 




Ania Otaola
Últimos artículos