Tu carrito
Devoluciones gratuitas
Pídelo antes de las 10h recíbelo mañana
Upani y depresión por dolores crónicos - Entrevista a Alicia Aguilar

Entrevistas a clientes

Upani y depresión por dolores crónicos - Entrevista a Alicia Aguilar

La entrevista de este mes es una de esas que consigue emocionarnos. Haber podido recorrer este camino con Alicia ha sido un regalo para nosotros. Hemos explicado muchas veces que la opinión, la experiencia y las circunstancias de nuestros clientes son vitales para Upani, al final es precisamente de vosotros de quienes más aprendemos.


Gracias a testimonios como este, os logramos asesorar en mejor medida y eso no tiene precio.


Ojalá que alguno de vosotros se sienta identificado cuando lea esta entrevista y consiga ayudarle. A nosotros, desde luego, ya lo ha hecho.


Alicia Aguilar
27 años
Dolores crónicos, depresión y ansiedad


Para comenzar, ¿podrías contarnos de forma general en qué situación te encontrabas y te encuentras?

Antes de empezar a tomar Upani, vivía anclada a dolores crónicos debidos a diversas intervenciones de espalda, lo cual me dejó graves secuelas degenerativas.


Una de ellas fue además una enfermedad autoinmune que se llama Insuficiencia Suprarrenal Secundaria y básicamente consiste en que mi cerebro no manda la orden para fabricar cortisol que es la hormona de la vida, así que he de tomarlo de forma artificial. Esa hormona sintética ataca directamente al hueso y literalmente se lo come. De hecho, la última intervención de espalda fue porque rechacé las prótesis debido a que había atacado muchísimo a las vértebras. Todo ese proceso de enfermedades me hizo caer en depresión, trastornos alimenticios y ansiedad crónica. Esta última, junto con tantísimos dolores, los cuales no los calmaba absolutamente nada, me impedían hacer una vida “normal” dentro de mis limitaciones.


Estaba cansada constantemente, con ataques de ansiedad diarios, no podía dormir ni mantener el sueño, estaba irritable, me costaba concentrarme, me sentía muy débil física y emocionalmente. Imaginaros, un zombie andante, esa era yo.


Cuando comencé a tomarlo la verdad es que no las tenía todas conmigo, pero empecé a no depender del valium para la ansiedad y para dormir. Los dolores de espalda habían disminuido. Tuve que aumentar la dosis de CBD y di con el porcentaje ideal para mí que fue el de Luna Llena.


 

Comprar Luna Llena

 


Ahora gracias a Luna Llena, mantengo a raya a la ansiedad, duermo muchísimo mejor y descanso. La fatiga y el cansancio han disminuido de forma brutal y los dolores… ¡Dios, es verdad que no se han ido del todo pero en cuanto dejo de tomar el aceite los noto en su forma normal y la diferencia es abismal!


Gracias a tomarlo puedo aguantar el día perfectamente y es algo que no ha logrado ningún medicamento, ni nada químico.


Desde cuándo conoces el aceite de CBD

Hará unos 7 u 8 meses quizás. No sé decir la fecha exacta pero más o menos ese tiempo.


¿Habías probado antes otras marcas?

No, nunca.


¿Qué te hizo decantarte por Upani?

Estuve investigando porque por el cortisol no me puedo tomar cualquier cosa y vi que muchos otros aceites llevaban muchos más ingredientes además del CBD. Di con Upani a través de Instagram, les escribí y desde el minuto uno fue notar la cercanía. Se notaba que les preocupan las personas y que no somos solo clientes. Me explicaron todo perfectamente, cruzamos varios correos hasta que me quedé tranquila y me transmitieron esa confianza de familia. Se preocuparon por conocerme, conocer mi historia y no solo asesorarme, si no estar disponibles para mí a nivel personal.


¿Cómo ha sido tu experiencia con nosotros?

Ha sido como conocer a una familia perdida la verdad. Vuestra confianza, vuestra cercanía, vuestro asesoramiento, vuestra dedicación… Es que podría poner un pero, porque siempre se le puede poner un pero a algo. Pero justamente sois la excepción.


¿Has disminuido tu medicación?

¡Sí! Le he dicho adiós al valium definitivamente, que además me dejaba hecha polvo.

Para el dolor no me tomaba nada, porque nada me hacía efecto hasta llegar a vosotros.


¿Acudes a algún especialista de la salud mental?

Así es. Acudo a la psicóloga una vez por semana, dentro de poco empezaré a ir solamente una vez cada 15 días. Son muchas las heridas que he de cerrar debido a mis circunstancias de salud que me han acompañado toda la vida. Y he tenido la suerte de dar con una buena profesional que entiende que hay que buscar la raíz por muy doloroso que sea el proceso.

A raíz de mi salud he tenido que vivir experiencias que no debería vivir nadie, pero mucho menos una niña y estoy en proceso de sanar todo aquello.


¿Por qué Upani te ha funcionado mejor que otras cosas?

Es lo único que me calma el dolor crónico. Además de la ansiedad, lo que me permite organizar mi mente y tener más control sobre mi cuerpo, que en mis circunstancias es un maravilloso regalo.


¿Qué diferencias has notado?

Duermo mejor, mantengo la ansiedad a raya, tengo la mente más despejada, vuelvo a tener esa energía y me ha ayudado, aunque sea tímida, a acceder a mi parte extrovertida ya que de ánimo me encuentro mucho mejor. ¡Y los dolores de espalda que irradian por todo el cuerpo han disminuido! Es que me emociona escribirlo, de verdad.


¿Recomendarías Upani a alguien que pueda estar en una situación parecida a la tuya?

¡Sin duda alguna! Tanto por el producto como por las personas que hay detrás de la empresa que ya os digo, sois familia. Al final es verdad eso de que la esperanza es lo último que se pierde, porque yo ya me había resignado a vivir con ese grado de dolor, hasta que conocí Upani.